Madrid Metro

Plaza de Las Ventas

Nuevo producto

Cuadro-Tablilla Lamina Plastificada pegada sobre tablero DM de 3mm.

Más detalles

2,42 € impuestos inc.

  • CT42x30 cm.
  • 30x21 cm.
  • 21x15 cm.
  • 13x9,5 cm.

Más

La Plaza de Toros de Las Ventas es la mayor plaza de toros de España y la tercera con más aforo del mundo tras las de México y Valencia (Venezuela), no obstante es la segunda más grande en cuanto al diámetro de su ruedo tras la plaza de Ronda.1 Está situada en Madrid, en el barrio de La Guindalera en el distrito de Salamanca, y suele estar considerada por profesionales, aficionados y críticos como la más importante del mundo. Historia Vista de la Plaza desde la Calle de Alcalá. Entre los años 1913 y 1920, el toreo adquiere tal auge en España que la plaza de toros de Madrid, construida en 1874 en la carretera de Aragón (actual calle de Alcalá, en las inmediaciones la calle Goya) se queda pequeña. Fue José Gómez "Joselito", quien manifestó la conveniencia de construir una plaza de toros de mayor tamaño[cita requerida] , llamada monumental, que abriera el espectáculo a toda la ciudad y abaratara el precio de las entradas (téngase en cuenta que al no haber televisión, la única forma de ver un espectáculo taurino es acudiendo a la plaza). Hacia 1918 la Diputación Provincial, propietaria de la antigua plaza, accede a construir un nuevo coso. Es un amigo de Joselito, el arquitecto José Espeliú, quien pone en marcha el proyecto. La familia Jardón, también ganaderos de El Jaral de la Mira, cede unos terrenos a la Diputación Provincial de Madrid, en las llamadas Ventas del Espíritu Santo, con la condición de explotar el coso taurino durante cincuenta años. La propuesta es aceptada por la diputación el 12 de noviembre de 1920 y el 19 de marzo de 1922, se inician las obras. La construcción de la plaza costaría doce millones de pesetas de la época (cuatro y medio más de lo presupuestado) y sustituiría a la vieja plaza madrileña, en funcionamiento desde 1874. Las obras finalizaron en 1929 y dos años después, el 17 de junio de 1931, se celebra una corrida benéfica para inaugurarla. EL ruedo de Las Ventas mide 60 metros de diámetro. Es uno de los más amplios del mundo. Sin embargo, con este festejo se constató que los alrededores de la plaza no estaban aún preparados para albergar espectáculos de esta magnitud. La plaza se ubicaba en uno de los peores barrios del Madrid de aquella época, el de Las Ventas del Espíritu Santo. Por allí pasaban los cortejos fúnebres que se encaminaban al cementerio próximo, allí abrevaban las mulas y los caballos y allí se encontraba también un foco de chabolismo y población marginal. Además los terrenos, por su especial situación junto al arroyo Abroñigal, eran difíciles de desmontar. En consecuencia, se reanudaron los trabajos de acondicionamiento hasta que, el 21 de octubre de 1934, con toros de la ganadería de Carmen de Federico (heredera directa de la de Murube) fue inaugurada de manera definitiva: Belmonte estrenó la nueva plaza con el toro «Cerrojito» y esa misma tarde el Pasmo de Triana cortó también el primer rabo en la historia de Las Ventas al toro «Desertor». En 1935 se desarrolló la primera temporada completa con toda normalidad. La guerra civil hace que se interrumpa la temporada taurina. La guerra convierte al coso en una inmensa huerta durante 34 meses. No se reanudarían las actividades taurinas hasta el 24 de mayo de 1939. El Maestro Manuel Lillo compuso el pasodoble taurino 'Plaza de las Ventas' dedicado a este coso madrileño. Hay que destacar que en los inicios de su construcción, uno de los ladrillos fue puesto por el abuelo de Ángel Nieto (no confundir con el famoso piloto), apodado "EL HUESOS" por los habitantes de la región y residente en Velilla De San Antonio (Madrid). El hecho más relevante en la vida de la plaza tiene lugar en 1947, cuando Livino Stuyck crea la Feria de San Isidro, que supondrá el espaldarazo definitivo a la Monumental de Las Ventas para el logro del prestigio que actualmente posee y por el que es reconocida como la plaza de toros más importante del mundo Tras más de una década de explotación del inmueble, propiedad de la Comunidad de Madrid, por parte de los hermanos Lozano con las empresas Toresma y Toresma2, en 2005 obtuvo la concesión de la plaza la empresa Taurovent con José Antonio Martínez Uranga "Choperita" al frente, de igual manera a finales del 2006 y por motivos ajenos al mundo del toro se volvió a sacar el pliego de condiciones para la adjudicación de la plaza que ganó la empresa Taurodelta cuyos gerentes son José Antonio Martínez Uranga junto con su esposa e hijos.